Amparo Amaro Tosán, Directora Técnica y enóloga de Sant Josep Wines: “Terra Alta y Garnacha Blanca, un tándem imbatible”

La Cooperativa Agrícola Sant Josep de Bot se constituyó el 25 de febrero de 1944 y actualmente cuenta con 355 socios, de los cuales 275 son viticultores. Además de la bodega, la cooperativa abarca también las secciones de molino (con elaboración propia de aceite y olivas en agua), centro de recepción de almendras, frutas dulces (melocotones y ciruelas), tienda de comestibles, panadería y centro crediticio. La producción media de uvas es de 3 millones de kilos, que originan unas 130.000 botellas de vinos jóvenes y de crianza. En los últimos años, la cooperativa ha hecho una apuesta por la calidad, con la introducción de variedades nuevas para mejorar el vino; el mantenimiento de los viñedos antiguos de calidad; la mejora de las instalaciones, la imagen y la promoción de los productos. Hoy nos sentamos con Amparo Amaro Tosán, enóloga de la Bodega Catalana Sant Josep Wines.

V : ¿Cuáles fueron sus inicios en el mundo del vino?

Estudié en la Universidad Politécnica de Valencia y después hice mis prácticas en una cooperativa de Alicante i otra de Valencia.

V : Una Denominación de Origen y una variedad de uva.

Terra Alta y Garnacha Blanca, además el tándem que forman me parece imbatible.

V : Qué deberíamos aprender de los vinos extranjeros y qué les podemos enseñar.?

De los vinos extranjeros la tecnología de la elaboración. Les podríamos enseñar cosas sobre la tipicidad de los vinos.

V :Un vino español y otro extranjero que se llevaría a una isla desierta.

Sin duda uno de los nuestros, el Llàgrimes de tardor blanco. No me atrevo con el extranjero…

V : ¿Parker o Peñín?

Peñín.

V : El mejor maridaje para sus vinos.

Resulta difícil generalizar cuando el catálogo de Sant Josep Vinos es tan amplio en tipos y estilos. Para Llàgrimes de tardor blanco, nuestro vino más emblemático, nuestra propuesta pasa por los platos dónde necesitamos la cuchara, como por ejemplo unos garbanzos con gambas.

V : Bodega o Viñedo.

Para mí, es inconcebible lo uno sin lo otro.

V : ¿Qué considera más importante, variedad o terruño?

Terruño, incluyendo la variedad como parte de él.

V : ¿Qué debemos hacer para que en España se vuelva a beber vino?

Hacer vinos fáciles de entender para iniciar a la gente joven en el consumo moderado del vino.

V : ¿Cree positivo el intrusismo en el mundo del vino (“famosetes” metidos a bodegueros)?

Si ayudan a darle un impulso al sector, ¡si!

V : ¿Qué opina de la introducción de variedades foráneas en España?

Hay variedades que se han adaptado bién en España y dan vinos interesantes, o incluso muy buenas en determinadas circunstancias. Pero creo que el potencial que tienen las variedades autóctonas, su regularidad, la sostenibilidad de su cultivo y la adaptación en cada zona dónde son tradicionales no tiene punto de comparación con las foráneas. En Terra Alta podemos elaborar un notable Sauvignon Blanc de manera puntual, sin embargo casi siempre obtenemos Garnachas de gran calidad y expresión.

V : Menos ayudas comunitarias para la modernización del viñedo, importantes excedentes en las bodegas, bajadas de precios y de consumo… ¿Cómo cree que evolucionará el negocio?

Es un tema complejo y parece que vayamos a escenarios más liberales. En nuestro caso, que somos una pequeña cooperativa, no nos queda otro camino que implicar a nuestro socio en el desarrollo de cada uno de nuestros vinos, haciéndole participe de todo lo que conlleva el negocio. Y estar siempre muy atentos.

V : ¿Cómo piensa que debemos acercarnos al joven consumidor? ¿Cree que el esnobismo que algunos han querido introducir en el vino ha perjudicado al consumo por parte de los jóvenes?

Sí, creo que para introducir en al mundo del vino a los jóvenes o a cualquier persona tenemos que ponerles las cosas fáciles y conceptos sencillos, cualquier persona puede ser un potencial consumidor de vino siempre que le sea agradable su degustación. Incorporar la definición de tipos y estilos de vino, desarrollar muy bien la cultura de los varietales y acentuar mejor la calidad de los vinos con DO pueden ayudar a estructurar la oferta de un modo más entendedor.

V : ¿A qué le da más importancia a la hora de comprar un vino, a una zona vitivinícola en concreto o a la calidad del propio vino sea de donde sea?

La zona de procedencia o la DO pueden dar pistas. Pero la bodega y la marca del vino son muy determinantes en la decisión.

V : Cómo ve la evolución en el mercado de los vinos biodinámicos? ¿Cree que el consumidor los sabe diferenciar de los vinos ecológicos simplemente por el factor “eco”, porque son más caros, porque son naturales, porque no llevan aditivos, o Por la calidad el propio vino?

Hay una tendencia clarísima que nos obliga a todos a avanzar en el campo de la sostenibilidad, la ecología y la salud. Esos tres valores, conjugados con la definición y calidad sensorial del vino son los que realmente nos deberían importar.

V : Suponiendo que coincida conmigo en el hecho de que la presencia del vino español en el exterior debería ser mucho mayor (en muchos países salimos derrotados por goleada si nos comparamos con franceses, italianos o chilenos), ¿cuál cree usted que sería la estrategia a seguir para tratar de incrementar la venta de vino con Denominación de Origen en estos países?

Creo que los organismos públicos tendrían que hacer acciones más potentes para dar a conocer nuestros vinos en el extranjero y posiblemente simplificar las denominaciones de origen con la agrupación de ellas o por tipos de vino. En nuestro caso tenemos una gran ventaja con la DO Cataluña pues supone una gran oportunidad para promocionar el vino catalán dentro y fuera de España sin un peso geográfico y cualitativo tan especifico como el que supone una DO de territorio más acotado. Por ejemplo, nuestros vinos Plana d’en Fonoll DO Cataluña los elaboramos con varietales no tradicionales y vinificaciones muy modernas. Para nosotros no tendría ningún sentido identificarlos como DO. Terra Alta. España debería trabajar mucho más en desarrollar una estructura de calidad de tipo piramidal dónde el nivel básico y más amplio también fuera atractivo.

V : ¿Cómo cree que afectará al futuro del vino el cambio climático y qué propuestas deberían incentivar las bodegas para combatirlo?

La maduración de la uva cada vez será más distinta, por tanto tendremos que adoptar diferentes técnicas de cultivo y elaboración para contrarrestar estos efectos. Cada bodega tenemos que poner nuestro granito de arena para combatir este efecto, muchas de ellas ya lo hacemos. Por ejemplo el grueso de nuestra producción de vinos embotellados la envasamos con botellas de vidrio ligero. Esta medida nos permite ahorrar bastante en costes logísticos. También hemos empezado a desarrollar un programa de viticultura específico para que el establecimiento y manejo de los viñedos de nuestros socios tengan en cuenta diversos criterios de eficiencia, ecología y sostenibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *