Bodegas Portia en Ribera del Duero

Bodegas Portia - Vinopremier
Desde Laguardia a Gumiel de Izán hay una tirada, casi dos horas de camino. “El corazón de una flor con tres pétalos”. Así describió su arquitecto, el afamado Sir Norman Foster a su proyecto Portia, la única bodega del mundo que ha diseñado. Una estrella de tres puntas en el centro neurálgico de Ribera del Duero. Exposiciones, maridajes, cocina en vivo…

 

La idea en Portia es que alrededor del vino sucedan cosas y eso es algo que se respira en todo momento. La bodega está enterrada y se eleva desde el subsuelo hacia el cielo. Cada punta de la estrella acoge un espacio dedicado a la elaboración del vino: los depósitos, las barricas y las botellas. Y en el centro, donde los enólogos afinan y pulen cada detalle, todos ellos conectados.

 

Grupo Faustino

Bodegas Portia - VinopremierPortia fue para el Grupo Faustino, algo así como el deseo de mostrar el agradecimiento de los propietarios a los aficionados al vino y a los millones de clientes.

 

Crear una especie de santuario al que acudir y del que disfrutar con los cinco sentidos. Así lo entendió Norman Foster, que durante dos años, antes de dibujar una sola línea, se convirtió en bodeguero. Cuando lo tuvo claro, fusionó acero, madera, hormigón y vidrio para diseñar una bodega en la que arquitectura y paisaje van totalmente de la mano. Además, desde que se inauguró hace ocho años, el arte contemporáneo siempre ha estado muy presente.Bodegas PORTIA - Vinopremier

 

La visita a Bodegas Portia es un curioso maridaje de vino y arte que abre sus puertas de una forma muy cercana y excepcional.

 

Cada visita permite acercarse al proceso de elaboración del vino, y adentrarse en la historia y tradición vitivinícola. El concepto de “bodega transparente y abierta”, permite al visitante hacer una inmersión en los procesos de elaboración del vino y seguir el recorrido de las uvas hasta su transformación en una botella de vino. La visita finaliza con una cata dirigida de dos de los mejores vinos de la bodega.
leyenda del paramo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *