Como leer una etiqueta de vino

etiqueta de vino

Una de las situaciones más comunes a la hora de elegir un vino es no saber interpretar la información que viene en la etiqueta de vino. Y por ello muchas veces decepcionarnos con lo que llevamos.

Te daremos algunos datos importantes a considerar a la hora de acercarte a un stand a elegir el vino.

En la medida de lo posible asiste a lugares donde haya algún experto que te asesore y resuelva tus dudas.

Si bien lo más sencillo es empezar eligiendo el estilo por el color del vino, ya que un vino blanco tiene características casi opuestas a un tinto y los resultados a la hora de acompañarlos son diferentes. También es importante considerar hora y temperatura al momento de tomarlo.

El momento más complicado es entender que dicen las etiquetas, sobre todo las europeas y no precisamente por el idioma.

Los países productores de vino tienen una larga y diferenciada tradición en la clasificación de sus vinos.

Francia, quien inicia las regulaciones, tiene una clasificación única, que señala:

  • Región y parcelas en el caso de los grandes vinos.
  • Casa que lo comercializa: haciendo alusión a castillos, grandes apellidos o comerciantes.
  • Los tipos de uvas con las que se elabora el vino se sobreentienden porque se habla de una determinada región o Denominación y las regulaciones marcan las uvas autorizadas en cada una de ellas.

Según la Denominación, las regulaciones serán diferentes, el tipo de uva y proceso de elaboración – Etiqueta de vino

Cada país en Europa clasifica sus vinos según regiones, que a su vez regulan y pautan normas a seguir para llamar a un vino de una determinada manera.

Por ejemplo, La Rioja tiene normas propias, diferenciadas de otras zonas de España. Y cada vino etiquetado con la denominación Rioja debe cumplir estas normas.

A su vez, La D.O Rioja tiene diferentes categorías de vinos. Diferenciados básicamente en el tiempo en barrica que pasan, de vinos jóvenes sin madera a crianzas, reservas y hasta grandes reservas, con un mínimo de tres años en barricas. Esto influye en el estilo del vino y en el año en que debes adquirirlo.

Un vino joven debe tomarse en los primeros años de su cosecha (año que viene en la etiqueta), más aún si es blanco o rosado. Si es tinto dependerá del tiempo en barrica y el cuidado que hayan recibido las botellas, debido a que el vino evoluciona para bien o para mal hasta que lo tomamos.  En general, cuanto más tiempo pasan en barrica más tiempo de guarda o vida lograrán.

Esta es la forma de etiquetar de los principales productores de vino en el mundo: Francia, España e Italia: Región, regulada por consejos que cuidan tipo de uvas, cantidades producidas, barricas usadas entre otros ítems que cuanto más estrictos sean mayor respaldo darán a la Denominación.

En otros países europeos las clasificaciones son diferentes, como en Alemania, dónde la región y azúcar residual en el vino marcarán la clasificación de ellos.

Entendiendo estos datos generales y aprendiendo las principales uvas de las principales Denominaciones (Burdeos, Borgoña, Rioja, Ribera del Duero, Chianti…) tu acercamiento al vino será más fácil y sabrás que esperar de cada botella.

Nuevo Mundo

En lo que se conoce como el Nuevo Mundo, que son aquellos productores de vino no europeos, las etiquetas cambian…

Va a depender del país obviamente, pero en general la aparición del tipo de uva con la que se elabora el vino marca la gran diferencia con respecto a las etiquetas clásicas de Europa.

Las bodegas modernas están cambiando algunos criterios, de los cuales hablaré en otro momento.

Por ejemplo, vinos de México, Chile, Argentina y Australia marcarán el tipo de uvas con las que fueron elaborados.

La zona aparecerá sin ser menos importante, pero te será fácil saber las características de esas uvas.

La contra etiqueta suele dar este tipo de información, lo que se llama nota de cata.

Color, aromas, intensidad e incluso sugieren con que acompañarlo, el maridaje.

Recuerda que la temperatura en la que los sirvas es muy importante:

Los vinos blancos y rosados deben servirse frescos y fríos. Tintos jóvenes, sobre los 14-16° y los vinos con madera hasta los 18°, dependiendo de la temperatura de servicio.

El porcentaje de alcohol vendrá en toda etiqueta, como un control fiscal, así como los sellos de aduanas. Garantizan productos originales.

Después encontrarás vinos con burbujas, los espumosos, que ya son otra nota aparte. Así como otro estilo de vinos de menor consumo.

Tomando en cuentas estos sencillos datos te será fácil disfrutar de una copa de vino. Y vivir las experiencias que deja este maravilloso líquido.

www.vinopremier.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *