¿QUÉ ES UN VINO ESPUMOSO?

Sin meternos en tecnicismos vamos a intentar definir este concepto. A menudo, muchas personas se preguntan cuál es la diferencia entre champagne, cava o vino espumoso. ¿En realidad existe una diferencia entre estas bebidas alcohólicas? Aunque no lo creas, la respuesta es afirmativa, pero es mejor conocer la historia desde el inicio.

En este artículo, te propongo conocer la respuesta a diversas dudas sobre cómo llamarle a este producto dependiendo, no solamente, del país dónde se origina, sino de aspectos que intervienen en su elaboración

El vino espumoso puede ser blanco, rosado o tinto, aunque lo más habitual es encontrarnos con vinos blancos. Los vinos espumosos son vinos con gas disuelto. Existe una clasificación según su método de gasificación:

El Tradicional, Traditionnelle o Champenoise: Consiste en someter el vino, una vez embotellado, a una segunda fermentación para producir el gas. Este proceso es considerado el de mayor calidad. Utilizado tradicionalmente para la elaboración del chamgagne, cava y otros vinos espumosos no acogidos a ninguna de las denominaciones de origen de los vinos anteriormente mencionados.

El Charmat o Granvas: Con este método se hace la segunda fermentación del vino en grandes tanques; cuando ya está gasificado se embotella. Aunque es más económico y sencillo que el anterior, el resultado final es óptimo.

El Gasificado: Se inyecta el gas directamente en el vino, de manera industrial. Las burbujas obtenidas son más gruesas y menos integradas que en los dos procesos anteriores.

En definitiva, el método de gasificación determinará la calidad de los vinos espumosos.

Otro aspecto a tener en cuenta son las variedades con las que se elabora cualquiera de estos vinos lo que aportará matices diferentes al vino. En el caso del champagne las variedades empleadas tradicionalmente son la chardonnay, pinot noir y pinot menier. En el cava las variedades tradicionales son la macabeo, parellada y xarello, aunque existen un gran número de variedades autorizadas para su elaboración.

Durante años, y no temo equivocarme si afirmo que es hasta la actualidad una disputa. Para dejarlo claro, el Champagne es sólo un tipo de vino espumoso, pero no todo vino espumoso es Champagne. A grandes rasgos, la diferencia entre champagne, cava y vino espumoso se encuentra, entre otros aspectos, en cuanto a la zona geográfica donde se elaboran, siendo el champagne siempre de procedencia francesa. El cava es español y la denominación de origen más diseminada que existe en España pues podemos encontrarnos cavas no catalanes con calidades excelentes, pero eso lo dejaremos para un futuro post donde podremos extendernos hablando de ello.

¡Salud a tod@!

Comments (0)

  1. Fantástico artículo y muy útil para disipar posibles dudas sobre vinos espumosos. Enhorabuena Carla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *